fbpx

Durante el aislamiento gestiona tu tiempo, no lo detengas

La situación que estamos viviendo ha paralizado nuestras vidas por completo. Se trata de una medida excepcional para todos.

Hace menos de una semana, tener tiempo libre, era algo que ansiábamos y disfrutábamos. Sin embargo, estar aislados en nuestros hogares sin saber hasta cuándo, puede hacer que nuestra percepción al respecto varíe.

Recomendaciones para gestionar el tiempo durante el aislamiento

 

Establece rutinas y horarios

Son patrones de conducta que nos aportan concentración, constancia, responsabilidad y ayudan a la convivencia familiar. Lo más adecuado para generar un mayor cumplimiento es mantener las que teníais, pero adaptadas al momento actual.

  • Decide a qué hora levantarte y acostarte
  • Establece un horario de teletrabajo/académico y actividad física que se pueda mantener en el tiempo
  • Planifica y genera momentos de ocio conjunto. No olvides las actividades que hace cada uno de manera individual
  • No cambies los horarios de comida habituales
  • Fija momentos para conectar y compartir con familiares y amigos
  • Acepta momentos de aburrimiento. Favorece al desarrollo del cerebro, le ayuda a buscar estrategias y pone en  marcha las funciones ejecutivas: planificación, memoria de trabajo, atención, toma de decisiones, etc.

 Adapta tu casa al momento actual  

Saca el máximo partido a cada uno de los espacios de tu casa. Esto te ayudará a cumplir la rutina y favorecerá a minimizar conflictos familiares. El primer paso es diferenciar entre espacios comunes y privados.

ESPACIOS COMUNES. Llevar a cabo acuerdos sobre el uso de los espacios del hogar. Respeta la rutina de las personas con las que vives y con las que vas a pasar más tiempo de lo habitual.

ESPACIOS PRIVADOS. Espacios necesarios para poder desconectar. Si no lo hay, se debe incorporar la existencia de uno que sirva como refugio y que los demás miembros de la familia lo respeten.

Cuida la calidad del tiempo

Se refiere al tiempo que no se pierde sino que se invierte. No es necesariamente ocio, esfuerzo, trabajo o compañía. Es, simplemente, hacer lo que estás haciendo. Es importante no abusar de actividades poco enriquecedoras como son: las redes sociales, tv, dispositivos electrónicos, etc.

TAREAS PENDIENTES.  Es enriquecedor pensar que este periodo de aislamiento puede servir para llevar a cabo tareas pendientes que no se hicieron por falta de tiempo. Por ejemplo: lecturas, actividades musicales, elaboración de recetas menos procesadas, visionado de alguna serie, arreglar algo que esté roto, etc.

METAS A ALCANZAR. Es el momento perfecto para analizar qué objetivos quieres cumplir este año y preparar un plan de acción para alcanzarlos. Por ejemplo: Comer más sano, hacer ejercicio, ruta de viajes, aprender idiomas, cambios en tu trabajo, etc.

Conecta cuerpo y mente  

Es una  herramienta vital para mantener la salud física y mental. Para facilitar su cumplimiento lo mejor es incorporarlo a tu rutina diaria, marcando en qué momento del día lo llevarás a cabo.

SALUD FÍSICA. Aunque no se puede salir de casa, hay alternativas para mantener en forma nuestro cuerpo. Además, es una opción maravillosa para disfrutar en familia. Por ejemplo, puedes buscar videos de «Ejercicio en casa» en Internet.

SALUD MENTAL. La practica continua de Mindfulnes o conciencia plena aporta una sensación de equilibrio, dicha entrenamiento se basa en entrenar la atención al momento presente, a la respiración. Uno de los beneficios es  la disminución de pensamientos que a su vez aporta calma y serenidad en situaciones adversas.

Mima y deja que te mimen  

Tomar conciencia de la importancia de interactuar de forma activa con familiares y amigos es fundamental  para sobrellevar el aislamiento. Se trata de mantener, en la medida de lo posible, la normalidad en nuestras relaciones interpersonales. A día de hoy, los dispositivos tecnológicos te permiten contactar y disfrutar de la gente que quieres. No dejes de hacerlo.

[srs_total_pageViews]

Estefanía Cruz