fbpx

¿Cómo abordar la incertidumbre?

Mindfulness, es la conciencia que surge al prestar atención al momento presente, a propósito, y suspendiendo juicios de valor, sobre si es agradable o desagradable lo que está sucediendo.

Es rendirse a lo que sucede, aquí en el presente no hay ninguna batalla que ganar. Negar o rechazar lo que está sucediendo nos lleva a un desgaste de energía innecesaria y si algo necesitamos en momentos de incertidumbre es energía para poder sostener las situaciones difíciles y que emocionalmente no nos desestabilicen.

Recuerda que no son las situaciones incomodas lo que te angustia o te desestabiliza, son tus pensamientos.

8 indicaciones para conseguir un estado ecuánime

Ponle normas y límites a la mente, dirige la atención a lo que sucede, ve al encuentro de lo agradable y desagradable desde la observación, sin realizar interpretaciones o valoraciones.

Reconduce la atención al momento presente o a la respiración, a la entrada (inhala) por la nariz y salida (exhala) por la nariz. Cuando la atención se va al pasado o al futuro casi siempre es en modo queja o preocupación. Tu trabajo es reconducirla con mucha amabilidad al momento presente cada vez que se vaya al pasado al futuro o a alguna distracción.

Acepta lo que sucede con el fin de adaptarte a las situaciones tal como son.

No te quejes ya que la queja es igual a rechazar y ello  te supondrá mucho desgaste de energía.

Ríndete a la situación y no pretendas que sea de una manera diferente a lo que está sucediendo actualmente.

Conecta con la experiencia del momento presente, observa lo que sucede en tu interior y exterior, observa las sensaciones y emociones que surjan, observa con todo lujo de detalles lo que ves y sientes.

Suelta los juicios de valor, los pensamientos, sobre si es agradable o desagradable lo que sucede. Lo único que puedes hacer es aceptar la experiencia tal cual es y ejercitarte en observarla instante tras instante.

Cultiva la paciencia ya que es una forma de sabiduría que demuestra que entiendes y aceptas que las cosas se despliegan a su ritmo.

 

María José González